Abunda

La abundancia abunda,

cuando se acaba el miedo a que se acabe.

El miedo a que se acabe, se acaba,

cuando lo que temías que se acabara… se acaba.

La abundancia puede escasear tanto

como el miedo puede abundar.

Es como mirar la despensa de vegetales y frutas:

La mañana antes de ir al mercado y la tarde después de ir al mercado.

Si compro para la semana, y los 2 primeros días consumo sin pensar en los 5 días restantes… el miedo tomará lugar.

En cambio, los días 3, 4 y 5 pueden también ser días de abundancia,

en víveres y sabiduría… En saber lo que se tiene.

Los días 6 y 7, sabes que tienes menos que el primer día de mercado, lo que no necesariamente es igual a “tengo nada”.

Porque si la abundancia abunda;

sabes que sí tienes,

sabes que puedes adaptar recetas a lo que tienes,

sabes que siempre puedes crear algo nuevo,

sabes que las abuelas decían “de lo poco se hace mucho” y que “la vida siempre provee”,

sabes agradecer que sí tienes… alimentos, disposición y habilidad de crear.

El peligro de que el miedo abunde,

es siempre pensar “tengo nada” cuando en verdad siempre tienes… porque siempre tenemos.

Siempre tenemos “todo” lo que necesitamos para el siguiente paso. Incluso, para poder dar el siguiente paso.

Por eso es que… “de lo poco se hace mucho”

Puede parecer que es poco, cuando en verdad es mucho.

De agradecer, cuando iba al mercado.

Nataly

Landau, Deutschland – Sept 2020