Temo

Temo.

Temo habitar

el hábito de temer.

El hábito de habitar el temor.

El temor teme.

El temor teme amar

el hábito de amar.

El amor ama.

El amor ama el temor,

y el hábito de amar.

Por ésto es que,

amo temer.

Amo temer

el hábito de habitar

el temor a amar.

El temor me avisa

cuando el temor me habita:

Temo temer.

Temo tener temor.

Entonces,

no me queda más que

Habitar el temor.

El hábito

habita a los 2.

El hábito

ama y teme.

Temo.

Te habito.

Te-A-mo.

Luego de tanto temor,

no queda más que abrir el corazón.

Nataly

Volando finalmente a casa.

August 25th, 2020

Landau – Germany