Abandono

No hay abandono tal.

Y si lo hay,

urge abandonarlo hoy.

Agradecerle,

por no haberme abandonado,

hasta hoy.

Sin él,

no sería claro mi abandono.

Madre mía,

¡cuánto me he abandonado!

Nunca fue tal abandono,

aunque así lo sintiera.

Era sólo yo,

corriendo en llanto,

en una desesperación absolutamente dramática.

Sí,

con tal de evitarlo,

evitar el abandono.

Evitarlo,

evitarme el dolor,

evitarme.

Así que,

paso de evitarme,

a evitar evitarme.

A habitarme.

A habitar mi mundo.

A levitar entre mi mundo

y el tuyo.

Hoy tenía un vuelo a Chile…

Natalie,

July 24th of 2020

Novi Sad, Serbia.

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s